Instituto de psiquiatria y neurologia de contacto

Las instalaciones científicas y de investigación básicas en Polonia se encuentran en la capital, fundada en 1951 en la propuesta de grupos de psiquiatras y neurobiólogos, incluido el gran neurofisiólogo Jerzy Konorski, Instituto de Psiquiatría y Neurología. La importancia del Instituto queda demostrada por el hecho de que, desde 1992, colabora en el tamaño de la investigación científica y los ejercicios con la Organización Internacional de la Salud. La misión del centro son las investigaciones propias en psiquiatría y neurología, coordinándolas en las medidas del país, brindando consultas a las autoridades estatales en el nivel de estas áreas (informe sobre drogadicción, informe de VIH y SIDA, trabajo en el programa contra el alcohol y actividad diagnóstica y terapéutica (hospitalización y tratamiento. en la configuración ambulatoria. El establecimiento también realiza actividades de publicación (dos revistas internacionales, desarrollo y estudios de doctorado. El Instituto consta de veintitrés clínicas (incluida la Clínica Nerwice, Clínica de Rehabilitación Clínica, Clínica de Psiquiatría Infantil y Juvenil, Clínica Neurológica e institutos científicos (por ejemplo, Instituto de Salud Pública, Zakład Opieki i Leczenia Uzależnień. En el ranking Znanylerz.pl, los especialistas del instituto obtienen opiniones efectivas y significativamente favorables. Los pacientes aprecian el enfoque del médico con respecto al paciente, su profesionalismo, la velocidad del diagnóstico y el tratamiento. Desafortunadamente, el Instituto de Psiquiatría y Neurología está luchando con problemas considerables. En 2014, según el director del instituto, la deuda superó los cincuenta y seis millones de zlotys, y un edificio requiere una revisión importante, para la cual hay una falta de fondos. Un pequeño número de baños, un techo con goteras, ventanas con goteras, paredes enmohecidas, personal reducido, no hay posibilidad de aislar a las personas malas más pesadas y permitir que los pacientes tratados tengan condiciones cómodas, aunque algunos de los problemas del Instituto. El tema de los fondos para reparaciones de clínicas es un problema político y, según el portavoz del Ministerio de Salud, depende de la "riqueza de la cartera departamental". Creo que en un futuro próximo será posible comprar materiales para la renovación y el Instituto podrá continuar su función desde el amanecer hasta la parte posterior.